BOL PULPA 250CC 130X60MM

Envase biodegradable desechable al contenedor orgánico, facilita la gestión de residuos y limita el pago de la tasa Ecoembes

Gama de envasado sostenible, fabricado con un material natural abundante y renovable.

Posee certificado según norma EN 13 432 de compostaje.

Es microondable.

Soporta temperaturas desde -10 grados hasta 120 grados.

Aplicación

El Bol de Pulpa es un envase biodegradable que representa una solución avanzada y ecológica para la gestión de residuos y el envasado de alimentos. Diseñado para ser desechado directamente en el contenedor orgánico, este envase facilita significativamente la gestión de residuos al integrarse de manera armoniosa en los sistemas de compostaje.

Al utilizar envases biodegradables, se reducen los residuos no reciclables y, en consecuencia, se limita el pago de la tasa Ecoembes, que grava la gestión de envases no biodegradables. Esto no solo beneficia económicamente a las empresas, sino que también alivia la carga sobre los sistemas de gestión de residuos.

El bol está fabricado a partir de pulpa, un material natural que es abundante y renovable, reforzando así su perfil sostenible. La pulpa utilizada proviene de fuentes gestionadas de manera responsable, lo que asegura un ciclo de vida del producto que minimiza el impacto ambiental.

Este compromiso con la sostenibilidad se ve reflejado en su certificación según la norma EN 13 432 de compostaje, que asegura que el bol puede descomponerse completamente bajo condiciones de compostaje controladas, convirtiéndose en compost útil que puede enriquecer el suelo.

La resistencia del envase a temperaturas extremas, que van desde los -10 grados hasta los 120 grados, permite su uso tanto en congelación como en calentamiento en microondas. Esta característica lo hace especialmente útil para servicios de comida para llevar y delivery, donde la adaptabilidad a diferentes condiciones térmicas es crucial.

Otro aspecto destacado del bol es su seguridad alimentaria. Al estar fabricado con materiales naturales, el riesgo de migración de contaminantes químicos a los alimentos es mínimo, lo que protege la salud de los consumidores. Esto es particularmente importante en un contexto donde la seguridad alimentaria y la salud pública son prioridades crecientes.

El uso de esta base no solo es beneficioso desde un punto de vista práctico y económico, sino que también envía un mensaje claro de compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad. Las empresas que optan por utilizar este tipo de envases pueden mejorar su imagen corporativa, destacándose como responsables y conscientes de su impacto ambiental. Esta elección puede influir positivamente en la percepción de los consumidores, quienes cada vez más valoran y buscan opciones ecológicas y sostenibles.

En resumen, este bol es una solución de envasado integral que combina sostenibilidad, versatilidad y seguridad. Su diseño biodegradable, su capacidad para soportar temperaturas extremas y su certificación de compostabilidad lo hacen ideal para una amplia gama de aplicaciones, facilitando la gestión de residuos y promoviendo prácticas ambientales responsables.

Este envase no solo cumple con las necesidades funcionales de la industria alimenticia, sino que también contribuye significativamente a la reducción del impacto ambiental, alineándose con los objetivos de sostenibilidad y protección del medio ambiente.

Material

Este Bol está fabricado con pulpa, un material natural derivado principalmente de la fibra de celulosa obtenida de fuentes vegetales como el bagazo de caña de azúcar, bambú, trigo o madera reciclada. La elección de la pulpa como materia prima para la fabricación de este bol responde a la necesidad de encontrar alternativas sostenibles y renovables a los plásticos tradicionales y otros materiales no biodegradables.

La pulpa se destaca por ser un recurso abundante y renovable. Su producción implica el uso de subproductos de la agricultura y la industria maderera, lo que no solo aprovecha al máximo los recursos disponibles sino que también contribuye a la economía circular. Al derivarse de plantas que pueden ser replantadas y cultivadas de manera sostenible, la pulpa representa una opción responsable y ecológicamente viable.

Una de las principales ventajas de la pulpa es su capacidad de biodegradación y compostabilidad. Los productos fabricados con este material, como este bol, pueden descomponerse completamente en condiciones adecuadas de compostaje, volviéndose parte del ciclo natural sin dejar residuos tóxicos.

Esto es verificado por su certificación según la norma EN 13 432, que asegura que el envase cumple con los estrictos requisitos para la compostabilidad.

Esta certificación es crucial para garantizar que, una vez desechado, el envase se descompondrá en un tiempo razonable y se integrará al suelo como compost, contribuyendo así a la fertilidad del suelo y a la reducción de residuos en vertederos.

Además de su compostabilidad, la pulpa es un material muy versátil. Puede moldearse en una variedad de formas y tamaños, adaptándose a diversas aplicaciones. En el caso de este bol, el material permite un diseño robusto y funcional que puede soportar temperaturas extremas, desde -10 grados hasta 120 grados.

Esta resistencia térmica permite que el bol sea utilizado tanto para alimentos fríos como calientes, y su aptitud para microondas lo hace ideal para el calentamiento rápido de comidas. Esta versatilidad térmica es una ventaja significativa en el sector alimentario, donde los envases deben ser capaces de adaptarse a diferentes condiciones de almacenamiento y servicio.

La seguridad alimentaria es otra ventaja crucial del uso de pulpa. Al ser un material natural y no contener productos químicos nocivos, la pulpa minimiza el riesgo de migración de contaminantes a los alimentos. Esto es particularmente importante para los consumidores que son cada vez más conscientes de los riesgos asociados con los plásticos y otros materiales sintéticos.

El proceso de fabricación de envases de pulpa implica la recolección y procesamiento de las fibras vegetales. Estas fibras son primero trituradas y convertidas en una masa homogénea que puede ser moldeada en formas específicas. Luego, el material moldeado se seca y se prensa para obtener la rigidez y resistencia necesarias. Este proceso de fabricación es relativamente eficiente en términos de energía y recursos, y a menudo utiliza agua en circuito cerrado para minimizar el consumo y el desperdicio.

Medidas

Medidas: 130x60mm

Capacidad: 250cc

Productos Relacionados

Mira el siguiente tamaño de Bol Pulpa 500cc 130x90mm.

La tapa adecuada para este envase es Tapa PP para Bol Pulpa 130mm.

Puedes ver más envases compostables en Envases Biodegradables.

Contáctanos

Si quieres ampliar algo más de información, el equipo de atención al cliente de Food Pac Service estarán encantados de atenderte y solucionar todas las dudas. ¡Llámanos!

Puedes ver otras gamas de productos en nuestro catálogo pulsando aquí.

Ahora también estamos empezando un proyecto…. así que ¡NOVEDAD! Estamos a tu absoluta disposición ahora también en Instagram. Ayúdanos a seguir creciendo e innovando.

Tipo de Material

Compostable (EN13432)

Material

Pulpa / bagazo

Familia

Envases Compostables

Lo has visto hace poco

¡Opps! Parece que ha habido algún problema, inténtalo de nuevo por favor o prueba con otro email.
¡Genial! Revisa tu bandeja de entrada del email, recibirás tu código de descuento pronto :)

¡15% de Descuento para ti!

Regístrate y recibirás un código para que disfrutes del 15% de descuento en tu primera compra